Pasar al contenido principal
Alberto Cañada dirige la Filmoteca de Navarra, integrada en la sociedad pública NICDO.

«La diversidad de las empresas públicas es tal que conjuga muy bien con la propia variedad de contendidos audiovisuales que ofrecemos en la Filmoteca»

Alberto Cañada «es» la Filmoteca de Navarra (adscrita a la sociedad pública NICDO). Doctor en Comunicación Pública (Periodismo), experto en la Historia del Cine en Navarra (con varias publicaciones sobre los orígenes y desarrollo de la cinematografía en la comunidad Foral), ha desarrollado su actividad profesional en NASERSA (1988-89), SAIDE (1991-2011) y Filmoteca de Navarra (2011- 2019). Fue vocal de la Junta directiva (1980-90) y presidente del Cine Club Lux (1991-2010), vocal de Cinematografía del Ateneo Navarro (1993-2000) y vocal de la Junta de la SEHN (2017-2019). Ha participado como jurado en numerosos festivales de cine de Navarra y en el comité de selección del Festival Punto de Vista (2007-2010), organizado por la sociedad pública NICDO.

 

¿Cuándo comenzó tu andadura en la Filmoteca de Navarra?

 

Prácticamente desde el momento de su inauguración. Concretamente, el 1 de marzo de 2011. En aquel momento era parte de la Fundación INAAC (Instituto Navarro de Artes Audiovisuales y la Cinematografía).

 

¿Qué labores principales desempeñas en esta entidad y cuántas personas formáis parte de la plantilla de la Filmoteca?

 

En este momento desempeño la tarea de dirección del área de Difusión, que se materializa principalmente en la programación de la Sala de proyecciones ubicada en la Biblioteca y Filmoteca de Navarra. La «plantilla» se reduce a una persona, yo mismo, aunque ahora hay apoyo desde el Área de cine de NICDO, principalmente en tareas de comunicación. Los servicios de proyección y atención al público en las sesiones son subcontratados a empresas externas.

 

¿Podrías resumirnos, brevemente, la historia de la Filmoteca hasta su actual integración en la sociedad pública NICDO?

 

En 2011 se inaugura el edificio Biblioteca y Filmoteca de Navarra. Allí, por primera vez, se destina un espacio climatizado y adecuado para la conservación de materiales audiovisuales. Este edificio también se dota con una sala de proyecciones, pensada para albergar la programación propuesta por la Filmoteca de Navarra. En el mes de abril de 2011 se realizan las primeras proyecciones públicas, y entre mayo y junio tienen lugar sesiones más organizadas..Desde entonces de septiembre a junio se cumple rigurosamente con la propuesta de programación mensual.

 

Por otro lado, en junio de 2014 se extingue la Fundación INAAC que amparaba la actividad de la Filmoteca y por decisión del Departamento de Cultura se escinden las actividades de Archivo, que pasan a depender del Servicio Navarro de Bibliotecas; y las de difusión (programación), que se integran en el ámbito de NICDO.

 

Os encargáis de la organización de ciclos y sesiones para difundir la cultura cinematográfica. ¿Podrías adelantarnos cuáles son las principales temáticas en las que trabajáis?

 

En la Filmoteca hay un criterio de heterogeneidad y diversidad; no hay una directriz especial, en tanto en cuanto la producción audiovisual ha sido extraordinariamente variada. Por eso en la programación se puede asistir a una proyección de cine hindú en VOSE;al día siguiente a una sesión de cortometrajes realizados por cineastas aficionados de Navarra; y al siguiente a una proyección de cine mudo con música de piano en directo. Las líneas generales de la programación se orientan al cine clásico (obras fundamentales o esenciales para conocer la Historia del cine), cine contemporáneo de difícil acceso, obras autóctonas, etcétera. Pero sin limitarnos a“una receta única”, al igual que sucede en el resto de cinematecas mundiales.

 

Entre los estudios e investigaciones que fomentáis –en especial sobre la filmografía del cine en Navarra- ¿podrías darnos alguna pincelada de los principales proyectos/investigaciones que lleváis a cabo?

 

El más inmediato es el inicio de una colección de libros protagonizados principalmente por artistas o cineastas navarros que no han sido recordados o estudiados en monografías generales. Se trata de actores, actrices, guionistas, técnicos, etcétera, poco conocidos, pero nacidos en nuestra tierra y que merecen un reconocimiento desde un centro de investigación y difusión como es la Filmoteca. Además, estos trabajos serán encomendados a autores de Navarra.

 

En los últimos meses habéis organizado varios ciclos conjuntos con sociedades como INTIA o NICDO (Planetario). ¿Crees que la colaboración entre las sociedades públicas resulta clave para generar sinergias y aprovechar la potencia de un grupo de más de 1.300 trabajadores?

 

Evidentemente. La diversidad de las Empresas Públicas es ta, que conjuga muy bien con la propia variedad de contendidos audiovisuales que narran, con su propio lenguaje, aquellos asuntos que se tiene intención de difundir.

 

¿Consideras que la sociedad en general conoce todos los servicios que le ofrece la Filmoteca?

 

La sociedad «en general» puede que sí, pero la que seguro nos conoce es la «sociedad más cinéfila». Otra cuestión es la accesibilidad a la oferta que se plantea desde aquí, en lo que deberíamos mejorar.

 

Por último, si tuvieras que resumir en una sola frase por qué tiene sentido la existencia de una entidad como la Filmoteca, ¿cómo lo harías?

En la Filmoteca se conoce el mundo. «Hay otros mundos, pero están en este» y además, nos muestra lo hermoso (el 7º Arte). Como decía Platón: «El amor a lo bello ha sido la causa de todo lo bueno que hay en la Tierra».

 

Alberto Cañada dirige la Filmoteca de Navarra, integrada en la sociedad pública NICDO.

Alberto Cañada dirige la Filmoteca de Navarra, integrada en la sociedad pública NICDO.