Pasar al contenido principal
Jairo Gómez es técnico de operación y mantenimiento en NILSA.

«Es necesario que los ciudadanos conozcan exactamente qué les aportamos desde cada una de las empresas públicas, ya que somos un servicio público y trabajamos para ellos»

Jairo Gómez, natural de San Sebastián, es doctor en Ingeniería Industrial (PhD) por la Universidad de Navarra. Ingeniero ayudante de Investigación en la sección de Ingeniería Medioambiental del C.E.I.T., desde 2006 es técnico de operación y mantenimiento en NILSA. Desde este puesto coordina las labores de I+D+i de la empresa, que combina con labores de docencia.   

 

Comencemos por el principio ¿Cuándo te incorporaste a la sociedad pública NILSA?

 

En mayo de 2006. Entonces estaba terminando mi tesis doctoral en un proyecto encargado por NILSA y compaginé el primer año de trabajo con su finalización.

 

¿Qué labores comenzaste a desempeñar y hacia dónde fue avanzando tu carrera dentro de la sociedad pública?

 

Mi trayectoria en NILSA se inició en un proyecto de I+D con el Centro de Estudios Hidrográficos CEDEX. Allí construíamos plantas piloto y poníamos en marcha técnicas analíticas. Unos años después comencé a compaginar las tareas de I+D con la operación y mantenimiento de las Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR) de la zona Tudela-Suroeste.

 

 ¿Y en el campo de la educación ambiental/divulgación científica?

 

En mi trayectoria me he dedicado también a la divulgación científica y formación académica de futuros profesionales. La divulgación científica es muy importante, tanto para dar a conocer los trabajos realizados en el campo de la I+D en NILSA, como para poder estar en contacto, comparar y aprender de otras entidades. Es la mejor forma de validar la dirección en la innovación de nuestra empresa. Respecto a la formación de nuevos profesionales técnicamente competentes, este es el mejor retorno que podemos dar a la sociedad.

 

En el ámbito formativo, soy profesor titular en diferentes cursos, como el de “Tratamiento de aguas residuales y explotación de estaciones depuradoras”, que se imparte en el CEDEX-Ministerio de Fomento-Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. Doy clase de este curso desde 2008. También colaboro como profesor en la asignatura Calidad y tratamiento de Aguas, en la Universidad de Zaragoza, desde 2016.

 

Además, desde NILSA colaboramos con diferentes universidades y centros de investigación, tanto en diferentes proyectos de I+D, como en tesis doctorales, proyectos de fin de máster, patentes, publicaciones en revistas científicas o ponencias en congresos científicos. También participamos en congresos internacionales, como los celebrados en los últimos años en Londres, Praga o Jerez.

 

Por tu experiencia, ¿qué públicos son los más interesados en las temáticas que abordáis?

 

En el campo de la divulgación científica el público más interesado podría ser el perteneciente a otras administraciones, empresas privadas, universidades y centros de investigación. Para el público en general existen unos fabulosos programas de educación ambiental que abordan el tema de la depuración de aguas de una forma sencilla, clara y divertida. Son dos tipos de comunicación muy diferentes, pero muy necesarias a la vez.

 

¿Crees que para que la sociedad se interese cada vez más por la ciencia hay que potenciar las acciones y actividades de divulgación y educación científica, o que estas acciones caen en saco roto porque no hay suficiente interés por estas temáticas en la sociedad?

 

Creo que es muy importante potenciar este tipo de acciones. Aunque el porcentaje del público que tenga interés fuera pequeño, debemos divulgar e intentar conseguir su interés. Si haces I+D pero no comunicas, no comparas y no debates, no existes. Te estarías dejando una de las principales tareas del I+D.

 

¿Cómo han ido evolucionando vuestras acciones de educación/divulgación en los últimos años? ¿Has notado un interés creciente en los asistentes?

 

En los últimos años las acciones de divulgación han ido en aumento, aunque no sé si se corresponde con un mayor interés de los asistentes o un mayor esfuerzo de divulgación por nuestra parte. No obstante, en todo lo que se organiza se observa un gran interés.

 

¿Por qué resultan, en tu opinión, tan relevantes las acciones/actividades de educación/divulgación en una sociedad como NILSA?

 

NILSA es una sociedad que se dedica a un ámbito tecnológico y, como tal, debería mantenerse como empresa puntera del sector. Para ello es necesario investigar, asistir a jornadas y congresos, realizar revisiones bibliográficas y leer mucho. El mundo de la depuración de aguas cambia día a día y hay que adaptarse a los cambios.

 

¿En qué proyectos de I+D+i estás involucrado en la actualidad?

 

En la actualidad tenemos varios proyectos en marcha que abarcan temáticas muy diferentes. Siempre intentamos que nuestros estudios tengan un enfoque práctico, es decir, estudiar temas que nos resulten necesarios para un futuro cercano y que sean aplicables en nuestro ámbito de operación.

 

Dentro del proyecto LIFE Nadapta, por ejemplo, estudiamos cómo elaborar abonos de calidad a partir de la materia orgánica producida en las EDAR y de los residuos sólidos urbanos, así como en la recuperación de fósforo en las EDAR para utilizarse como fertilizante, el drenaje sostenible y el control de alivios.

 

En el proyecto POCTEFA Outbiotics estudiamos tratamientos terciarios para la eliminación de diferentes antibióticos de las aguas residuales mediante procesos de oxidación avanzada.

 

Además, tenemos otros proyectos internos en marcha, como la mejora en la eliminación de nutrientes de las aguas, el modelado matemático de los procesos de depuración o la utilización de oxígeno puro para potenciar diferentes aplicaciones.

 

¿Dirías que resultan suficientemente conocidas –interna y externamente- la labor en investigación y en I+D+i que realizan los equipos de NILSA?

 

En los últimos años se ha realizado una gran labor con la llegada de diferentes proyectos europeos, que han servicio para potenciar la divulgación. En 2018, además, se organizaron desde NILSA dos jornadas de divulgación abiertas al público en general para dar a conocer estos proyectos. Aun así, creo que nos queda mucho trabajo por delante.

 

En tu propio entorno, ¿cómo se valora la actividad de las sociedades públicas? ¿En alguna ocasión te ha tocado escuchar comentarios negativos en torno a ellas?

 

Los comentarios que he recibido sobre el trabajo que realizamos como entidad pública han sido siempre excelentes. De hecho, en las valoraciones anuales NILSA obtiene una puntuación muy buena. Estas herramientas reflejan la impresión real que tienen los usuarios sobre los servicios que les prestamos.

 

Respecto a los comentarios negativos que se pueden escuchar sobre las sociedades públicas, creo que están más bien basados en el desconocimiento del trabajo real que realizamos. Esto nos lleva, nuevamente, a insistir en la necesidad de comunicar nuestro trabajo para combatir esa ignorancia.

 

¿Qué crees que se puede hacer, desde el ámbito de la comunicación/divulgación, para mejorar la reputación de las sociedades públicas?

 

Es necesario que los ciudadanos conozcan exactamente qué les aportamos desde cada una de las empresas públicas y para qué existimos, ya que somos un servicio público y trabajamos para ellos. Es decir, los ciudadanos estamos pagando por un servicio, y debemos conocer qué nos aporta para valorarlo justamente.

 

Por todo ello debemos continuar con la labor de comunicación iniciada en los últimos años o incluso incidir más en ella.

 

Por último, si tuvieras que resumir en una sola frase cuál es la actividad principal de la sociedad pública en la que trabajas, ¿qué resaltarías?

 

NILSA se encarga del plan de saneamiento de los ríos de Navarra y forma parte del Consorcio de Residuos de Navarra. Así, contribuye a la mejora de nuestro medio ambiente haciendo una labor imprescindible para nuestro futuro y el de nuestros hijos.

Jairo Gómez es técnico de operación y mantenimiento en NILSA.

Jairo Gómez es técnico de operación y mantenimiento en NILSA.