Pasar al contenido principal
Ainhoa Zazpe es la secretaria de Dirección de CPEN desde sus inicios.
«Sin la colaboración de todas las empresas públicas no hubiera sido posible echar a andar y llegar a donde estamos ahora»
Body

Ainhoa Zazpe es la trabajadora que más años acumula de desempeño profesional en CPEN, donde entró a formar parte de una plantilla integrada, en aquel 2010, por tan solo dos personas más. 

Ainhoa cursó FPII Secretariado Bilingüe. Obtuvo después el Grado en Secretariado Internacional de Alta Dirección en Foro Europeo, realizó un Máster en Secretariado de Alta Dirección (online) y un MBA-Executive también en Foro Europeo. En su trayectoria acumula 20 años de experiencia en gestorías, despachos de abogados y empresas de I+D+i.

 

Ainhoa, muchas personas de las sociedades públicas conocen tu voz pero no te han visto nunca, ¿desde cuándo te ocupas de esa función de primera atención a todas aquellas personas que llaman o se acercan a CPEN?

 

Esa ha sido una de mis funciones desde el primer día en la Corporación. Al gestionar la centralita y tener mi puesto de trabajo en la entrada de la oficina, se puede decir que soy la primera voz que escuchan y la primera cara que ven.

 

¿Cómo recuerdas los inicios de CPEN en 2009? ¿Llegaste procedente de otra sociedad pública?

 

Mi primera experiencia laboral en el sector público ha sido en CPEN. Con anterioridad siempre había trabajado en el sector privado. La peculiaridad de CPEN es que, a pesar de haberse creado con un director general –Jesús Pajares-, no arrancó su funcionamiento hasta el 1 de marzo de 2010, con la entrada de primer director financiero –Ander Cilveti- y, al día siguiente, con mi propia incorporación.

 

En aquellos momentos las 38 empresas existentes funcionaban de manera independiente en todas las áreas –económica, financiera, RR.HH., etc.-. Hubo que recopilar muchísima información de todas ellas para saber qué englobaba el sector público. Este trabajo lo realizamos de la mano de todas las empresas, que tuvieron que dedicar mucho tiempo a facilitarnos la información. Sin su colaboración no hubiera sido posible echar a andar y llegar a donde estamos ahora.

 

¿Qué destacarías como el mayor cambio en estos últimos diez años?

 

En 2010 arrancamos en una oficina en la planta baja del edificio de Tracasa, en Sarriguren, que prácticamente la tuvimos que acondicionar y donde nadie sabía qué hacíamos de verdad. En 2012 nos trasladamos a las oficinas actuales. Y a pesar de la dureza de los años que estaban por venir, creo que la imagen que se tiene hoy de la Corporación ha mejorado sustancialmente.

 

También destacaría como un avance positivo la puesta en marcha y profesionalización de los departamentos de la Corporación a lo largo de estos 10 años. El Departamento Financiero fue aumentando –primero con María Bajo en 2012, después con César Esparza, en 2013 y, por último, con Marisa Navascués en 2014-; luego se creó el de Compras –en 2011 con Juan Barberán-; el Jurídico –también en 2011, con Patxi García y Jorge Aleixandre-; el de RR.HH. –con Elisa Asiain a finales de 2011 (a la que ha sustituido Teresa Minondo en 2018), Beatriz Irache y Maria Jesús Gastón (que falleció en 2017) en 2014 y Mari Carmen López, en 2017-; y, finalmente, el de Comunicación, en 2017, cuando se incorpora Itxaso Laita.

 

Desde tu propia experiencia, ¿consideras que se ha avanzado en la profesionalización de la gestión de las sociedades públicas desde la existencia de CPEN?

 

Sin menospreciar cómo se gestionaba antes cada empresa, creo que la suma de todas nos fortalece respecto al funcionamiento de cada una de manera independiente. CPEN aporta mucho a las empresas públicas, desde la creación de herramientas para optimizar la gestión de compras, el asesoramiento en materia jurídica, de recursos humanos o de comunicación, hasta la consolidación financiera, que nos permite saber realmente qué valor económico tiene el sector público.

 

¿Crees que medios como el correo electrónico, o las propias redes sociales (RSS), van a cambiar el modo en que las personas entran en contacto con nuestras empresas? ¿Cada vez más gente llama o escribe porque ha visto algo en la web o en las RSS?

 

Entre los cometidos que desempeño en CPEN figura dar soporte al Departamento de Comunicación. Desde allí veo que cada vez cobran más importancia las nuevas herramientas de comunicación –como las RSS-, pero la vía para contactar con nosotros sigue siendo sobre todo el teléfono, muy por delante, por ejemplo, del correo electrónico.

 

En tu entorno más cercano, ¿se conoce la existencia y la función de las sociedades públicas, o se conocen lo suficiente?

 

Mi entorno más cercano sí que conoce qué son las empresas públicas y cuál es su función. Me he encargado de que lo sepan. De hecho, me considero una firme defensora de la labor de los 1.200 trabajadores del sector público. Es una pena que seamos los eternos desconocidos y que quienes nos conocen no siempre nos valoran positivamente. Creo que esto es así por desconocimiento.

 

¿Por qué crees que las navarras y los navarros, en general, pueden desconocer la gran cantidad de áreas en las cuales las sociedades públicas les prestan servicio?

 

Creo que la sociedad en general solo conoce aquellas empresas públicas con las que le ha tocado relacionarse. Por ejemplo: un ganadero conocerá perfectamente a INTIA, pero quizá desconozca que CEIN, TRACASA O NASERTIC también son sociedades públicas. En este sentido, la comunicación es una pieza clave para trasladar el valor de todas las acciones que llevan a cabo las empresas públicas.

De izquierda a derecha, Silvia Zabalza y Uxue Iragui.
«Creemos en lo que hacemos. Nos importa lo que hacemos, y esto genera una fuerte implicación con nuestro trabajo»
Body

En esta ocasión realizamos una entrevista conjunta a dos técnicas especialistas del área de Agrodiversidad de la sociedad pública Gestión Ambiental de Navarra-Nafarroako Ingurumen Kudeaketa (GAN-NIK), quienes relatan tanto su experiencia profesional como el modo en que su trabajo es percibido en su entorno y, en general, en la sociedad navarra.

 

Silvia Zabalza es ingeniera agrónoma y licenciada en Ciencias Ambientales. Tiene 41 años y ha desarrollado la mayoría de su carrera profesional en GAN-NIK, donde lleva trabajando más de 13 años.

 

Uxue Iragui tiene 39 años y también es ingeniera agrónoma por la UPNA. Se especializó en los Sistemas de Información Geográfica (GIS), para lo que cursó un máster en la Universidad de Wageningen (Holanda). Su principal experiencia laboral la está desarrollando en GAN-NIK desde 2005.

 

¿Qué os motivó a trabajar en una sociedad pública dedicada a la Gestión Ambiental?

 

Silvia: En mi caso, formar parte del equipo de Agrodiversidad de GAN-NIK me ha permitido compaginar el interés y la motivación profesional hacia el sector primario y hacia el medio ambiente; y, por supuesto, hacia todos aquellos campos que relacionan ambos “mundos”.

 

Uxue: Mi mayor motivación es trabajar con un objetivo tan importante como la protección de la naturaleza y el freno de la pérdida de biodiversidad. Es una preocupación global que nos afecta a todas las personas y que va condicionar a las generaciones futuras. En GAN-NIK, además, los valores personales de la mayoría coincidan con los objetivos profesionales. Creemos en lo que hacemos. Nos importa lo que hacemos, y esto genera un fuerte sentimiento de compromiso, responsabilidad, integridad e implicación.

 

¿Qué hace de la vuestra una empresa estratégica para el desarrollo de una política ambiental sostenible en Navarra?

 

Silvia: GAN-NIK la conforman profesionales con experiencia dilatada en gestión ambiental, especializados y con un conocimiento profundo del territorio. Desde mi punto de vista, ese capital humano es lo que convierte a nuestra empresa en estratégica, porque le permite desarrollar proyectos, estudios, planes o acciones con un alto valor para la conservación de nuestro entorno.

 

Uxue: Yo opino igual. El mayor potencial de esta empresa reside en el equipo. Yo, personalmente, admiro a muchos de mis compañeros por su implicación personal en el trabajo y por su gran profesionalidad. Ese compromiso, ligado al alto conocimiento técnico en áreas diversas, hace que trabajemos mejor en la protección y cuidado del medio ambiente, que es la finalidad última.

 

Ambas formáis parte del área de Agrodiversidad de la sociedad. ¿Qué proyectos desarrolláis?

 

Silvia: En nuestro equipo se llevan a cabo labores muy diversas, siempre vinculadas con el sector primario y su relación con el manejo y conservación del medio natural en apoyo a Gobierno de Navarra. Se gestionan ayudas incluidas en el PDR (Programa de Desarrollo Rural), tanto de agroambiente y clima como las ayudas a inversiones en el desarrollo de zonas forestales. También se colabora en la recuperación y mantenimiento de las cañadas reales de Navarra; en la caracterización y seguimiento de los Sistemas Agrarios de Alto Valor Natural de Navarra (sistemas agrícolas y ganaderos que mantienen altos niveles de biodiversidad asociada a su actividad); en el Plan anual de Vigilancia Ambiental del PDR; desarrollo de proyectos como H2020 UNISECO, etc.

 

Uxue: Respecto a esto último, se trata de proyectos regionales, nacionales y europeos en los que la actividad agraria se relaciona con la presencia y el mantenimiento de biodiversidad (de hábitats y especies silvestres de flora y fauna). Entre los últimos figuran RBAPS (Results-Based Agri-environmental Payment Schemes) y el ya mencionado UNISECO.

 

¿Podéis detallarnos un poco más sobre el proyecto europeo  H2020 UNISECO. ¿Qué aportación tiene GAN-NIK en él?

 

Silvia: Uxue puede hablar del proyecto con más detalle.

 

Uxue: UNISECO es un proyecto de investigación con 18 socios de toda Europa cuyo objetivo principal es fortalecer la sostenibilidad de los sistemas agrarios de la UE. GAN-NIK participa mediante la propuesta de un caso de estudio. Nos centramos en las fortalezas y las barreras que encuentran hoy las personas productoras para seguir los principios de la agro-ecología. Además, en estos momentos lideramos una parte del proyecto en la cual guiamos a los socios para llevar a cabo un proceso de participación con agentes locales clave.

 

¿Por qué el cuidado de la Agrodiversidad en Navarra es tan crítico en nuestra adaptación al cambio climático?

 

Silvia: Una actividad agraria biodiversa está ligada a sistemas y manejos sostenibles. La conservación de nuestro entorno está condicionada por el mantenimiento de estas formas de producción, más respetuosas y que, a su vez, favorecen la fijación de la población en zonas rurales. Estos manejos agrarios son mucho menos contaminantes, así que resultan clave para la adaptación del sector primario al cambio climático. También para producir alimentos de calidad, mantener la biodiversidad asociada a la actividad agraria, conservar paisajes de gran valor ambiental y cultural, etc.

 

Uxue: Por otro lado, la gestión agraria y la gestión ambiental han trabajado de forma separada durante muchos años. La situación actual y el impacto del cambio climático exigen que ambos temas se integren, ya que están muy unidos. En esto consiste la agrodiversidad: en generar beneficios ambientales y sociales que redunden en toda la sociedad.

 

En vuestro entorno cercano, ¿creéis que hay un conocimiento suficiente y un concepto positivo sobre la función de las sociedades públicas?

 

Silvia: Creo que hay bastante desconocimiento sobre la figura de las sociedades públicas y, desde luego, sobre GAN-NIK. También creo que muchas valoraciones negativas vienen dadas por ese desconocimiento

 

Uxue: Comparto la sensación de que no hay suficiente conocimiento y una valoración más bien negativa. Quizás hay sociedades públicas que se identifican más, pero desde luego no es el caso de GAN-NIK.

 

¿Qué creéis que se puede hacer, desde el ámbito de la comunicación/divulgación, para mejorar la reputación corporativa de las sociedades públicas?

 

Silvia: Es muy importante poner en valor el trabajo que desarrollamos. En nuestro caso, la sociedad navarra no conoce nuestra labor, por eso no puede tener una concepción positiva de lo que hacemos.

 

Uxue: Sería muy positivo que las noticias en prensa hablaran de la aportación de las sociedades públicas. En el caso de GAN-NIK, el trabajo de sus técnicas y técnicos genera impactos positivos sobre el medio ambiente, de los que nos beneficiamos todas y todos. Además, esos trabajos están muy reconocidos a nivel profesional, e incluso reciben galardones en Europa, pero esto no siempre se visibiliza. Si lo hiciera, creo que mejoraría la imagen y reputación de las sociedades públicas.

 

A nivel de conjunto, ¿hay alguna acción global que os gustaría que se realizara para mejorar el conocimiento mutuo de las sociedades entre sí?

 

Silvia: El boletín (la newsletter bimestral) es interesante. Permite conocer un poco del trabajo de otras empresas públicas. Al final, la información es clave, y puede dar pie a posibles sinergias y colaboraciones.

 

Uxue: Creo que sería muy positivo que se impulsaran actividades de difusión, tanto para los comités de dirección de las distintas sociedades como para los trabajadores. Mejorar el conocimiento mutuo siempre resulta positivo. Algunos temas, además, exigen la colaboración entre empresas. Si no nos conocemos, perdemos oportunidades de cooperación, y el futuro que tenemos por delante -con grandes cambios sociales y el enorme reto del cambio climático- exige creatividad y trabajo en equipo hacia objetivos comunes.

 

Por último, ¿creéis que la igualdad efectiva de las mujeres se ha logrado en el ámbito científico-técnico en el que os movéis o queda camino por recorrer?

 

Silvia: Probablemente en nuestro ámbito la situación sea mejor que en otros, pero todavía queda mucho por hacer. Solamente hay que observar quién se encuentra en los puestos de mayor responsabilidad. Generalmente la mayoría masculina es aplastante.

 

Uxue: En GAN-NIK siempre he visto igualdad de oportunidades y de trato entre hombres y mujeres. Quizá proporcionalmente, los cargos de mayor responsabilidad suelen estar más ocupados por hombres. Puede existir un techo de cristal, pero no creo que sea por razones exclusivas de esta empresa, sino que pasa a nivel global y en todos los países de nuestro entorno.

 

Y, confesadlo: antes de esta entrevista, ¿habíais entrado alguna vez en la web de CPEN o en sus redes sociales?

 

Silvia: Lo confieso, solamente he entrado a raíz de empezar a recibir el boletín y cuando votamos para elegir el logotipo. En las redes sociales de CPEN nunca, aunque tampoco soy muy activa en redes, la verdad.

 

Uxue: [Sonríe…] La verdad es que no. Nunca, o puede que una vez para votar el logotipo. Sí que leo el boletín que recibo en el correo del trabajo. Y a raíz de esta entrevista he mirado varios apartados de la web, que puede servir para mejorar el conocimiento mutuo de las sociedades públicas, como hemos comentado en una pregunta anterior.

 

Pilar Irigoyen es la gerente de la sociedad pública SODENA, impulsora del programa Orizont.
Orizont: una nueva visión para la industria agroalimentaria
Body

Cuando una niña o un niño alcanzan los 5 años, dicen los expertos que el ser humano toma ya conciencia de su identidad. Es una época en la que se les puede pedir que asuman mayores cotas de responsabilidad. De esa responsabilidad comienzan a brotar las primeras decisiones autónomas.

 

Con este símil quisiera reflejar la importante apuesta de futuro en la que se encuentra nuestra aceleradora agroalimentaria, Orizont, a punto de alcanzar su primer lustro de existencia.

 

Este proyecto surgió con la idea de impulsar startups agroalimentarias que fortalecieran un sector económico fundamental para nuestra comunidad y, de paso, atraer talento e innovación. Siguiendo estos ideales cerca de 22 proyectos se han acelerado finalmente entre el millar largo que se ha interesado en este tiempo por participar en esta iniciativa; un desempeño que ha sido reconocido por FUNCAS, al identificarla como aceleradora líder dentro del sector agroalimentario en España o como la “iniciativa financiera más innovadora y eficiente” en la tercera edición de los premios europeos ‘Eurada Awards’.

 

El balance, sin embargo, no sería completo si no tuviéramos en cuenta que en estos años ha habido una creciente competencia por la proliferación de iniciativas similares a la de Orizont. Además, se ha constatado una mayor dificultad para encontrar proyectos realmente disruptivos que estén alineados con el sector agroalimentario de Navarra y sus verdaderas necesidades.

 

Por estos motivos, desde Sodena hemos querido este año dar una nueva visión, más ambiciosa a Orizont convirtiéndola en una iniciativa en la que la innovación sea el punto de encuentro o ‘match’ (siguiendo la terminología anglosajona) entre las startups y las empresas agroalimentarias

de Navarra. La idea que se propone, en fin, es que un panel de empresas del sector agroalimentario, que tengan retos que quieran solucionar y estén dispuestas a contratar soluciones innovadoras, acudan a un encuentro de ‘matching’ en el que presenten sus propuestas y soluciones a esas demandas.

 

Siete importantes compañías del sector agroalimentario navarro: General Mills, Viscofan, Grupo AN, Florette, Iberfruta, IAN Grupo Alimentario y Grupo APEX, acompañan a Sodena en esta nueva edición de Orizont proponiendo 24 retos a resolver con la ayuda de las startups.

 

De esta forma, los emprendedores y emprendedoras cuyos proyectos sean finalistas podrán cerrar un contrato mínimo de 25.000 euros con las empresas líderes que les seleccionen. Generarán, asimismo, oportunidades de negocio y sinergias con el sector que, de la mano de Orizont, las impulsará hacia la escalabilidad al tiempo que les ofrecerá mentorización profesional y acceso a la financiación a través de capital riesgo de hasta 400.000 euros. Por su parte, las empresas líderes que busquen soluciones a sus demandas podrán mejorar su competitividad a través del desarrollo de nuevos productos, servicios y estrategias innovadores y que les ayudará, sin duda, en su proceso de diferenciación.

 

Precisamente, estas últimas ya han puesto las cartas sobre la mesa al plantear sus principales necesidades en ámbitos tan importantes como el tratamiento de los vegetales, el desarrollo de alimentos menos procesados y más saludables, la implantación de tecnologías menos agresivas o el diseño de un packaging más sostenible en línea con esa concienciación medioambiental cada vez mayor y más extendida entre nuestra sociedad.

 

Nuestro sector agroalimentario, al igual que otros sectores necesita siempre de emprendedores y emprendedoras que ayuden a evolucionar y cuidar la calidad de los productos únicos de nuestra tierra. El proyecto Orizont ha permitido en Sodena ser hoy más conscientes que hace cinco años de las necesidades del sector y queremos asumir la responsabilidad de contribuir a enlazar las nuevas ideas con las necesidades que detectan las grandes compañías ya implantadas en el mercado.

 

Orizont cumple cinco años de vida con una nueva visión y nuevos objetivos y con la confianza de que ese niño o niña, del que hablábamos al inicio, crezca y aporte valor en un futuro a nuestras empresas y, con ello, al conjunto de Navarra. Hasta el 11 de noviembre, el programa estará abierto para aquellas startups que se atrevan a aceptar el desafío.

 

Artículo publicado el domingo 27 de octubre en Diario de Navarra.

Suscribirse a