Pasar al contenido principal
Image
La nueva Directiva Europea 2019/904 se centra en la reducción  del impacto de determinados productos de plástico en el medio ambiente.

Europa y Navarra plantan cara al plástico de usar y tirar

Recientemente se ha publicado la nueva Directiva Europea 2019/904 relativa a la reducción  del impacto de determinados productos de plástico en el medio ambiente, cuyo objeto es prevenir y reducir su efecto negativo sobre el medio -en especial, sobre el medio acuático- y la salud humana. Esta nueva Directiva deberá ser incorporada en el ordenamiento jurídico de cada Estado miembro de la Unión Europea antes del 3 de julio de 2021, dos años después de su entrada en vigor.

 

El Gobierno de Navarra, a través de la Oficina de la Prevención de Residuos e impulso a la Economía Circular en la que participa su sociedad pública Gestión Ambiental de Navarra (GAN-NIK), trabaja activamente con otras entidades en la reducción de los residuos generados durante la celebración de eventos, mediante el fomento de prácticas para evitar el consumo de vasos, vajillas, cubiertos, envases de un solo uso; así como minimizar el gasto de papel, fomentar el consumo de agua de grifo y separar adecuadamente los residuos, todo ello tras la publicación de la Ley Foral 14/2018, de 18 de junio de 2018 de Residuos y su Fiscalidad.

 

Uno de los ejemplos de colaboración con distintas entidades es el caso del Navarra Arena, recinto que gestiona la sociedad pública NICDO, donde se ha implantado el uso de vasos reutilizables y la recogida selectiva de residuos para su posterior reciclaje. Además, se ha trabajado en colaboración con la Universidad Pública de Navarra en la organización de la Carpa Universitaria y con otros organismos, como el Ayuntamiento de Pamplona.

 

Del mismo modo, diversas experiencias deportivas organizadas en Navarra se han sumado voluntariamente a esta iniciativa a modo de experiencia piloto, en coordinación con el Instituto Navarro de Deporte y Juventud y varias Mancomunidades de residuos de Navarra, como la BTT Ibaigorri, Euskal Herriko Mendi Erronka o la futura P2P patinaje.

 

Por otro lado, esta nueva Directiva 2019/904 pretende fomentar la transición hacia una economía circular, con modelos empresariales, productos y materiales innovadores y sostenibles.

 

En la práctica esto afecta especialmente a los utensilios de un solo uso, pero también a productos fabricados con plástico oxodegradable -plástico que presenta aditivos que no desaparecen del todo y afectan el proceso de reciclado- y a los artes de pesca que contienen plástico, así como a otros de uso generalizado, como bastoncillos de algodón, cubiertos, platos, pajitas, agitadores de bebidas, palitos para sujetar globos, recipientes y vasos para bebidas y/o para alimentos fabricados con poliestireno expandido (con o sin tapa o tapón, como cajas que se usan para guardar alimentos que suelen consumirse en el propio envase y no requieren preparación posterior).

 

Asimismo, en los productos de plástico que incluyan tapas y tapones del mismo material, estos deberán permanecer unidos al recipiente durante la fase de utilización. En el caso de los productos de plástico recomendados de un solo uso -por ejemplo: compresas, tampones higiénicos y aplicadores, toallitas húmedas, filtros de tabaco y vasos para bebidas- estos tendrán que incorporar una marca visible que informe al consumidor sobre cómo gestionarlos y el impacto que generan.

 

En estos bienes se establecen regímenes de responsabilidad ampliada de la empresa productora, quien sufragará los costes de las medidas de concienciación para incentivar un comportamiento responsable en las consumidoras y los consumidores, los costes de recogida de residuos de los productos desechados en los sistemas públicos de recogida, los costes de limpieza de vertidos de basura generada y los costes de recogida de datos e información.

 

Aunque la transposición de la directiva al ordenamiento jurídico de cada país debe hacerse antes de julio de 2021, la aplicación de medidas para la reducción del consumo de plástico es un objetivo para el 2026, los requisitos para los productos y la responsabilidad ampliada del productor serán obligatorias desde el 2024; y las restricciones para la introducción de ciertos materiales de plástico en el mercado y los requisitos de marcado dejarán de ser opcionales desde julio del 2021.

 

Por último, merece la pena señalar que la UE mantiene abierta una consulta pública previa a la transposición de la Directiva hasta el próximo 1 de julio a la que se puede acceder desde la web del Ministerio para la Transición Ecológica.

La nueva Directiva Europea 2019/904 se centra en la reducción  del impacto de determinados productos de plástico en el medio ambiente.

La nueva Directiva Europea 2019/904 se centra en la reducción del impacto de determinados productos de plástico en el medio ambiente.