Pasar al contenido principal
Imagen de la depuradora

NILSA estrena depuradora en Urdax, para dar servicio a su núcleo urbano y a los barrios de Hiribere y Leorlas

La nueva estación ha contado con una inversión de más de 664.000 euros, financiada íntegramente a través del canon de saneamiento que gestiona NILSA

Urdazubi / Urdax y los barrios de Hiribere y Leorlas han estrenado una nueva estación depuradora que da servicio a los más de 200 habitantes censados en estas áreas.

 

La nueva estación ha contado con una inversión de 664.733 euros, financiada íntegramente a través del canon de saneamiento que gestiona la empresa pública NILSA (Navarra de Infraestructuras Locales, SA), adscrita al Departamento de Cohesión Territorial. La ciudadanía paga este canon a través del recibido del agua.

 

Hasta la puesta en marcha de esta nueva instalación, el núcleo de Urdax disponía de una fosa séptica que recibía gran cantidad de aguas pluviales y, en ocasiones, se colmataba su capacidad de almacenamiento. Por otra parte, el barrio de Leorlas contaba con otra fosa séptica en estado de deterioro. Por ello, se hizo necesario buscar soluciones, y se concluyó como mejor opción la construcción de la nueva instalación.

 

Cabe recordar quel a nueva depuradora se ubica en el paraje «Komentuko Borda». Hasta este punto se bombean los vertidos de Hiribere y del núcleo urbano de Urdax. Leorlas se conecta mediante un sifón. Una vez depurada el agua, el vertido se realiza al río Ugarana.

 

El caudal diario medio previsto es de 0,98 litros por segundo, lo que supone 85 metros cúbicos al día. No obstante, en episodios de fuertes lluvias o fenómenos extraordinarios como avenidas de agua torrenciales, la instalación tiene una admisión de caudales punta de 2,35 litros por segundo. Su máximo es de 6,86 litros por segundo, una cantidad poco probable, pero que sin embargo se ha contemplado en un escenario cambiante de fenómenos climáticos muy extremos.

 

Antecedentes

 

La necesidad de un proyecto conjunto surgió hace ocho años. En octubre de 2011 dieron comienzo las obras de saneamiento del barrio de Hiribere. Las obras finalizadas en diciembre de aquel año consistían en la construcción de la red de saneamiento del barrio y estos vertidos se conducían hasta un pozo de bombeo.

 

Se planteó conducir también el vertido del núcleo de Urdax y el del barrio de Leorlas hasta ese mismo bombeo. Sin embargo, buscando una mayor eficiencia técnica, NILSA estudió otras opciones y en 2015 se decidió construir una depuradora completa y única para todos estos puntos de vertido.

 

NILSA, como encargada de gestionar el correcto funcionamiento de las instalaciones, se encargará de la visita de personal técnico de mantenimiento dos veces por semana para supervisar posibles atascos, niveles de fango y de flotantes acumulados, así como la comprobación de que no se hayan producido vertidos tóxicos o de otra clase de residuos ajenos al funcionamiento normal de la instalación. Además, las y los técnicos realizan la retirada de basura, materia orgánica, etc. que haya podido llegar a la instalación.

 

La toma de muestras de la calidad del agua de salida, que es la que se devuelve al río, es mensual. Por otra parte, los niveles de fango final que se acumulan en las fosas se revisan al menos una vez al año y se encargará su limpieza en función del volumen existente. Los fangos retirados serán trasladados a la depuradora de Arazuri, ya que dispone de tratamiento de fangos. Todas las instalaciones que dan servicio a núcleos de escasa densidad de población llevan sus fangos a otras mayores, establecidas según ámbito geográfico.

 

Programa educativo

 

A partir de su puesta en marcha, la depuradora de Urdax ha entrado en el programa educativo de NILSA, que ofrece visitas guiadas a todas las instalaciones de la Comunidad Foral de forma gratuita y en tres idiomas: castellano, euskera e inglés.

 

Durante el año 2018, 7.717 personas disfrutaron de estas actividades educativas, así como del resto del programa de concienciación sobre los usos del agua, que incluye talleres en las aulas, juegos infantiles, charlas en residencias de la tercera edad y actividades de análisis en las orillas de los ríos, entre otras.

 

Los recursos hídricos constituyen uno de los puntos más sensibles en el deterioro del clima y es necesario contar con medidas preventivas y de adaptación. En este sentido, el Gobierno de Navarra ha dado impulso a los sistemas y procesos de depuración y abastecimiento a través del Plan Director del Ciclo Integral de Agua de Uso Urbano 2019-2030, aprobado el pasado 8 de mayo.

 

Es la primera vez en Navarra que se dispone de un plan integral para el agua, ya que existían dos independientes: uno para el abastecimiento y otro para el saneamiento. Con este plan director, el Ejecutivo foral aboga por una visión más integradora, más eficiente y más exhaustiva, que además esté en consonancia con la normativa europea y sea acorde con un escenario global de lucha contra el cambio climático.

Imagen de la depuradora

Imagen de la depuradora